Los Cuerpos Sutiles

Después de casi un mes de no publicar, estamos aquí de nuevo para agregar uno más de los temas relacionados con la bioenergética dentro de La Vererda Oculta. En esta ocasión nos asomaremos un poco a lo que se conoce como Cuerpos Sutiles como parte de la estructura holística de un ser humano, aunque se sabe que también los animales y las plantas poseen una esencia energética.

Seguramente, en más de una ocasión hemos escuchado que alguien habla acerca del alma o el espíritu, dos conceptos que normalmente se han llegado a considerar sinónimos, aunque según creencias religiosas y filosofías antiguas, alma y espíritu no representan lo mismo.

Podríamos definir la composición del ser humano como una tríada, que no es ajena a nosotros desde diferentes puntos de vista de acuerdo a diversas religiones y tradiciones, por ejemplo, todos los que vivimos en países de habla hispana tenemos en nuestro sistema de creencias una base católica predominante, en donde se nos ha hablado de la trinidad "Padre, hijo y espíritu santo" que encuentra su similar en otras creencias como en el caso del hinduísmo que nos habla de "Brahma, Vishnú y Shiva", es decir, la creencia sobre la existencia de tres niveles o planos dentro de los mundos en que se manifiesta la vida es semejante al Cuerpo, Alma y Espíritu de los que se hace mención en creencias y tradiciones muy antiguas.

El cuerpo es la manifestación más densa de esta tríada, es el vehículo que nos permite identificarnos en el plano terrenal, lo que nos hace tener conciencia de nosotros mismos y de todo aquello que nos rodea.

El alma, bien podría definirse como el elemento intermedio entre el cuerpo y el espíritu, en donde se manifiestan las sensaciones y emociones que conforman nuestra personalidad, así que, practicamente es correcto que alquien exprese sus sentimientos y diga "Te amo con toda el alma"

Por otro lado, el espíritu es aquel que nos conecta con la divinidad. Contrario a lo que se menciona del alma desde donde se expresan nuestras emociones, creo que nunca hemos escuchado a alguien decir "Te amo con todo mi espíritu", lo que implicaría una manifestación de amor digamos que algo más pura y transparente, pero bueno, pongámonos serios y continuemos.

Se dice que si somos seres más apegados al mundo material y a las sensaciones que generan placeres vanos no tendremos una buena conexión con el espíritu, mediante el cual lograremos un mayor desarrollo o nivel evolutivo; pero si ocurre lo contrario, si no existe evolución, desde el punto de vista de los budistas nos mantendremos cautivos de lo que ellos llaman "Samsara", que se puede explicar como el constante ciclo de vida, muerte y reencarnación, del cual no nos libraremos hasta haber alcanzado la purificación máxima o nirvana a través del correcto aprendizaje en nuestro paso por el mundo físico.

El alma se divide en tres planos que conforman los Cuerpos Sutiles, así tenemos entonces que el ser humano esta compuesto por cuatro partes o planos de existencia:

  • Cuerpo Fisico, la manifestación densa y material conformada por nuestras células, sistemas y órganos vitales.
  • Cuerpo Anímico Inferior, que se divide en tres partes: cuerpo etéreo o doble vital, cuerpo astral y cuerpo mental.
  • Cuerpo Causal, donde radica la conciencia del Yo Superior, llamada en teosofía Conciencia Crística.
  • Cuerpo Espiritual, la esencia divina e inmortal.


Analizando esta estructura de los diferentes niveles que componen al ser humano, podemos justificar aquel principio hermético que dice "Como es arriba es abajo", refiriéndonos al microcosmos y el macrocosmos en donde se repiten de manera constante estas "escalas divinas" en diferentes planos de existencia y evolución. Si el planeta tierra cuenta con diferentes capas que van desde el núcleo hasta más allá de la estratosfera y nuestro sistema solar está conformado también por el sol como núcleo vital y los diferentes niveles u órbitas en donde giran otros planetas ¿Por qué razón podría parecernos tan fantástico que nuestro cuerpo también posea estos niveles si partimos del hecho de que formamos parte de un todo?

Si profundizamos un poco más hacia un aspecto "microcósmico", nos damos cuenta de que en nuestro organismo se representan nuevamente a manera de "pequeñas tríadas", diferentes componentes del cuerpo humano en donde podemos encontrar por ejemplo, los tres estados de la materia: sólido, líquido y gaseoso; los llamados tres reinos: mineral, vegetal y animal, y así mismo podríamos dividir al cuerpo en: cabeza, tronco y extremidades; por ello, no resulta extraño que en diferentes creencias también encontremos estas expresiones que podríamos definir como tríadas divinas como ya lo comentábamos al inicio.

 El Doble Etéreo


Se le llama así debido a que se dice que es una copia fiel del cuerpo físico pero constituido por sustacia etérica, misma que no se desprende de este sino hasta el momento de la muerte, momento en que tras ocurrir la muerte física sucede la "muerte etérea" que puede ser más lenta que la muerte física, por ello se menciona que en cementerios y hospitales se puede ver apariciones o expresiones fantasmales que se cree que están relacionadas con este cuerpo que a menudo se confunde con el cuerpo astral.

Seguramente, hayamos escuchado sobre la famosa cámara Kirlian que algunos parapsicólogos usan para captar imágenes espectrales de lo que se considera almas de personas cuya muerte física ya sucedió pero no así la muerte etérea, es por eso que resulta común escuchar que los difuntos que no han tenido una muerte tranquila o se van con extrema preocupación se niegan a dejar del todo el plano terrenal, aún cuando ya no haya conexión con el cuerpo físico.

El cuerpo etéreo es un intermedio entre el cuerpo físico y el cuerpo astral, es el etéreo el que se encarga de reparar y recosntruir al físico en el caso de accidentes o enfermedades, también se dice que en este cuerpo es donde radica la percepción del dolor.

El Astral


A diferencia del doble vital o etérico que representa una copia del cuerpo físico, el cuerpo astral se presenta como una especie de huevo que encierra a los dos primeros, y es aquí en donde se hallan todo tipo de emociones que en seres poco evolucionados se inclinan hacia la animalidad y en seres evolucionados hacia una vida espiritual.

El cuerpo astral no tiene una forma definida, ya que se encuentra esparcido alrededor de los primeros cuerpos como ya dijimos, y se dice también que una persona que ha desarrollado habilidades de clarividencia puede observar las diferentes tonalidades de los destellos cromáticos que se expresan a través de la personalidad de un individuo por medio de sus diferentes cuerpos; más adelante trataremos específicamente sobre el "aura humana" que es la representación de las capas de los cuerpos que conforman al ser humano por medio de estos resplandores multicolor que pueden variar su tono y brillo de acuerdo al grado evolutivo de cada quien.

Son muchas las personas que dicen poder salirse del cuerpo a voluntad o por medio de experiencias vívidas que ocurren durante la etapa de sueño profundo, sin embargo, se le atribuye esta capacidad solo a individuos espiritualmente avanzados, quienes incluso se dice que pueden manifestarse de manera física en otros lugares mientras su cuerpo físico "original" duerme o se encuentra en estado de meditación profunda, a este fenómeno se le conoce comúnmente como viaje astral, y cuando existe la manifestación física en un lugar remoto es conocido como "bilocación"(fenómeno que trataremos a fondo dentro de la sección de parapsicología y que forma parte de los fenómenos paranormales).


El Cuerpo Mental


Mientras que en el cuerpo astral se encuentran nuestras sensaciones, deseos y emociones, en el cuerpo mental se desarrollan nuestros pensamientos.

Una mente bien dominada debería albergar pensamientos positivos, tal y como ocurre durante nuestra infancia cuando aún estamos lejos de la influencia negativa y conceptos enajenantes que envenenan nuestra mente, sin embargo, durante el transcurso de nuestra vida cotidiana nos encontramos con toda clase de experiencias que en ocasiones nos acercan al extravío mental y nos alejan de la serenidad que de manera natural deberíamos mantener. Estos desajustes tienen su origen en el cuerpo astral cuando no somos capaces de controlar nuestras emociones, es así como los deseos e ideas negativas influyen en el cuerpo mental y en cierta forma también repercuten en los cuerpos etéreo y físico, derivando en enfermedades. De esta forma se concluye que muchos padecimientos son de origen psicosomático y con ello se refuerza la idea de un cuerpo multidimensional.

El cuerpo mental se considera sede de nuestra creatividad y talentos relacionados con nuestro desarrollo intelectual, es aquí donde se puede originar la fe religiosa y por otro lado los trastornos psíquicos.

Como ya comentamos, los individuos poco evolucionados tienden hacia los placeres y acaban presos de sus pasiones y egoísmos, para estas personas puede parecer como si carecieran de cuerpo mental debido a que no usan sus pensamientos para el desarrollo intelectual o espiritual sino que se dejan llevar por emociones fuera de control que se gestan en el cuerpo astral.

Además de la falta de control de las emociones negativas que pueden surgir en el astral, los individuos que siempre piensan mal de su entorno o de sus circunstancias tienden a desarrollar desajustes energéticos que desvían la concentración y el aprendizaje, por ello es importante dominar la mente con técnicas de relajación como la meditación, que puede alejarnos de ilusiones que condicionan nuestros pensamientos y nuestras acciones.

El Cuerpo Causal


Mientras que los cuerpos sutiles o anímico inferior mueren vida tras vida, se dice que el cuerpo causal puede permanecer por miles de años dependiendo del grado evolutivo, ya que en el momento en que superamos el "Samsara" dejaremos de reencarnar para alcanzar un grado de existencia superior o divina.

El cuerpo causal constituye una especie de "bitácora" en donde quedan grabadas nuestras experiencias, preparándonos así para nuevas encarnaciones o la llegada del nirvana, es decir, de acuerdo al concepto del cuerpo causal, un alma que ya ha tenido las vivencias necesarias para llegar a un nivel de evolución superior ya no requiere de otra experiencia de vida, esto debido a que el siguiente proceso evolutivo tendrá lugar ya en un nivel superior para conducirse hacia la conciencia plena.

Este cuerpo también es llamado mental superior y es aquí donde se dan las causas primeras de nuestros males y enfermedades, además de encontrar las herramientas para erradicarlas. Es el sufrimiento y el miedo lo que nos da la conciencia de estar enfermos, un hombre que se encuentra libre de temores jamás enfermará y a través de la emancipación del dolor y el sufrimiento se logra alcanzar lo que los católicos llaman la gloria eterna y en budismo se conoce como el nirvana del que tanto hablamos.

El Cuerpo Espiritual


Finalmente hemos llegado a la expresión más elevada de la evolución del hombre, en el cuerpo espiritual radica la esencia más pura y transparente de nuestro ser, percibir el cuerpo espiritual es conocer la verdadera libertad, alejados ya de la prisión corpórea que es impuesta durante nuestras experiencias vida tras vida el cuerpo causal termina por desvanecerse y es entonces cuando se dice que dejamos de tener una identidad individual para evolucionar a la conciencia cósmica.

Los seres que ya se encuentran en el camino de la espiritualidad desarrollan un grado de compasión tan grande que están concientes de aquellos que necesitan ayuda para liberarse de las constantes reencarnaciones.

Los diferentes cuerpos del hombre están conectados con los vórtices energéticos conocidos como chakras de los que ya hemos hablado en nuestras primeras publicaciones.


Dejaremos un tiempo de escribir sobre los temas de esta sección denominada La Otra Medicina para enfocarnos en otras temáticas que no resultan menos fascinantes.

No dejen de contactarnos y hacernos llegar sus opiniones y puntos de vista sobre La Vereda Oculta, es por medio de sus opiniones como buscamos mejorar día con día.

Bibliografía:

MANOS QUE CURAN
por Bárbara Ann Brennan
Editorial: Martínez Roca

LOS CUERPOS SUTILES DEL HOMBRE
por Valerio Sanfo
Editorial: de Vecchi






ENKI, PADRE DE LA HUMANIDAD

Lo mas visto

Apoya a La Vereda Oculta

Mentes Asesinas: La violencia en tu cerebro

Estadisticas Profesionales para tu Podcast

Suscribete

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información