El poder de las palabras y los decretos



Que bueno que ya se terminó todo esto de las fiestas decembrinas; la navidad... ¡¡yo ni católico soy!!, ¡¡la gente como estúpida tronando cuetes!!; el año nuevo, ¡¡un año más!!, ¿Qué sentido tiene festejarlo?.

Hace unas horas me encontré una bala que cayó cerca de donde duermen mis perros, obviamente a algún subdesarrollado festejando el año nuevo se le ocurrió que era buena idea realizar disparos al aire, ¡¡Maldito estúpido!! pudo haber matado a alguno de mis muchachos...

Después de leer los párrafos anteriores seguramente deben estar pensando ¿¿Qué rayos le pasa a este tipo?? es un tipo muy amargado, maldiciendo desde el primer día del año.

Este es un pequeño ejemplo de lo que ocurre con las palabras. Tal vez algunos me juzgaron mal por lo escrito arriba, y no puedo negar que en ocasiones suelo reaccionar así, sobretodo cuando cae una bala en mi casa y cerca de mis lobos como ocurrió en realidad en esta ocasión.

Pero recordemos aquella reflexión que dice:

"Vigila tus pensamientos porque se convierten en palabras,
vigila tus palabras porque se convierten en acciones,
vigila tus acciones porque se convierten en hábitos,
vigila tus hábitos porque se convierten en acciones,
vigila tus acciones porque se convierten en tu destino."

Cuando estamos tristes por alguna situación y escuchamos una canción triste, resulta que nos ponemos más tristes, cuando nos sentimos irritados porque tenemos un mal día en el trabajo y llega alguien a hacernos un reclamo con palabras exigentes nos enojamos más.

Las palabras tienen un poder superior sobre nosotros, sea negativa o positiva la manera en como nos expresemos, lo que decimos influye en nosotros; y es lo más lógico, el lenguaje es la manera en como nos comunicamos con otras personas. Pero aunque esto parece simple, no lo es tanto,  puesto que como ya lo mencionamos en los primeros artículos en los que hablamos sobre la energía que nos rodea, una felicitación de año nuevo según el tono y las palabras que se usen puede traernos alegría y sensación de bienestar. Por otro lado, una maldición o un insulto también afecta nuestro estado de ánimo, todo depende de la sensibilidad de cada persona.

Hay a quienes les hacen trabajos de brujería y les lanzan maldiciones y dicen: "Esas son estupideces, yo no creo en esas cosas", y es muy probable que si esa persona está realmente convencida de que no puede recibir daño alguno de una maldición entonces no reciba ningún daño, pero el subconsciente es poderoso y muchas veces puede jugarnos sucio. Alguien puede decir que esas cosas no le harán daño pero si en el fondo realmente tiene miedo de que algo le suceda por aquellas palabras entonces al final es muy probable que le pueda llegar a afectar.


Decretos

Legalmente, un decreto consiste en una decisión o resolución aprobada por alguna autoridad pudiendo tener carácter irrevocable, es decir, una vez que se aprueba un decreto no es tan sencillo que se pueda cambiar.

Seguramente muchos habrán escuchado sobre los decretos positivos, decretos para el amor, decretos para la abundancia, decretos para tener salud e infinidad de decretos que nos pueden servir. Si lo analizamos con detenimiento parece que los decretos no carecen de sentido, y no por nada, el ministro de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels decía:

"Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad"

Esto lo saben las agencias de publicidad y utilizan toda clase de artilugios que van desde "slogans" que se quedan grabados en la mente, hasta la simbología, colores y sonidos que nos pueden convencer para comprar o adquirir cualquier producto o servicio. Por lo tanto ¿Por qué no habrían de funcionar algunas alternativas como la musicoterapia, la cromoterapia y la aromaterapia para ayudarnos a mejorar nuestra salud?, quizás no como una medicina definitiva pero si como un complemento contundente, todo depende de nuestra confianza y lo convencidos que podamos estar respecto a estas; como decíamos, la mente es muy poderosa.

Cuando alguien reza una oración religiosa para obtener los favores de alguna divinidad en cierta forma también está lanzando decretos, cuando pronunciamos los famosos mantras, estos nos ayudan a liberar la mente para ponerla a punto y entregarnos así a la meditación profunda.

Pero ¡¡cuidado!!, así como podemos lanzar toda clase de buenos deseos y bendiciones a una persona, también existen los decretos negativos que usamos todos los días al quejarnos constantemente de la mala situación de la vida, del mal trabajo que tenemos o de las malas relaciones familiares; y si nos vamos más lejos podremos llegar hasta los conceptos manipuladores de los medios de comunicación "oficiales" o peor aún, palabras y decretos que de manera repetitiva pueden cambiar nuestra conducta como en el caso de una secta o más aún aquellos líderes religiosos que solo buscan el beneficio propio a costa de los demás.

Los decretos son muy poderosos, no es lo mismo decirle a un niño "bájate de ahí que TE VAS a caer" que "bájate de ahí, NO te vayas a caer", en el primer caso, un niño puede crecer pensando que cuando suba a algún lugar elevado lo más seguro es que se caiga, por el contrario, en el segundo caso aquel niño podrá entender que existe un riesgo de caerse pero no es algo que definitivamente vaya a pasar.

En otro ejemplo más claro tenemos aquellos momentos en que algunas personas dicen "Yo soy pobre, no puedo tener eso o aquello porque es muy costoso", claro que aquí tampoco se trata de caer víctima del consumismo al que nos inducen las grandes empresas pero con aquella frase estamos limitando nuestras capacidades para poder obtener todo aquello que deseamos, es como una especie de auto sabotaje que limita nuestras acciones. Así que mucho cuidado con lo que dicen a los demás y lo que se dicen a sí mismos.


Símbolos y señales

Otras formas de sentencias o decretos pueden considerarse la palabra escrita, los símbolos y señales que rodean nuestra vida cotidiana. Cuando vamos conduciendo por la ciudad o la carretera podemos ver que hay infinidad de señales de tránsito que nos indican el nombre de una calle o el lugar donde no podemos estacionarnos.

Las señales obscenas que todos conocemos pueden  hacer que nos sintamos ofendidos o quizás si optamos por no darle importancia aquello pase sin pena ni gloria; en otro caso y contrarias a las señales obscenas tenemos los famosos mudras del hinduísmo que se utilizan en la meditación; estos mudras son prácticamente una serie de figuras creadas con las manos y cada una tiene una función especifica que nos pueden traer beneficios no solo para encontrar la paz mental sino para mantenernos saludables.

Ejemplo de mudra utilizado en yoga

Como podemos ver, la forma en que hablamos, la manera en que decretamos y hasta las señales y símbolos que usamos tienen un efecto en la psique humana, es por ello que algunos adultos responsables (si, aún existen algunos...) cuidan mucho la forma en como se expresan frente a sus hijos o niños pequeños, como dicen por ahí: "Los niños aprenden lo que viven" y si en algún momento tenemos algún desacuerdo con nuestra pareja, lo mejor es discutirlo a solas o cuidar de no dañar la susceptibilidad de los pequeños.

Sabemos que vivimos en un mundo dual en el que encontramos luz pero también existe la oscuridad, es claro que en nuestros días se ha perdido el equilibrio, por lo tanto deberíamos poner nuestro granito de arena para cambiar de negativo a positivo en todo lo que hacemos.

Empezamos un nuevo año, para muchos no tiene importancia, pero puede ser el pretexto que necesitamos para enfocarnos para cambiar todo aquello que en el extinto 2019 no salió como esperábamos.

Poco a poco iremos descubriendo el mundo de los símbolos y señales que durante muchos años nos han mostrado algunos rituales ocultistas dentro de las sectas y las religiones que influyen en nuestra forma de pensar.

Ya trataremos también la manipulación mediática de la que la humanidad ha sido objeto desde tiempos remotos.

Mientras tanto les deseo lo mejor para este recién nacido 2020!!

ENKI, PADRE DE LA HUMANIDAD

Lo mas visto

Apoya a La Vereda Oculta

Mentes Asesinas: La violencia en tu cerebro

Estadisticas Profesionales para tu Podcast

Suscribete

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información