Mandalaterapia




Los colores en nuestras vidas

¿Alguna vez has escuchado a alguien decir, mi vida en estos momentos es totalmente gris?

Cuando escuchamos esto, deducimos que aquella persona está pasando por momentos difíciles, por lo que seguramente se siente triste; es normal hablar de los colores negro y gris para dar a entender que las cosas no van bien.

Por el contrario, si pensamos en el color blanco o vemos a alguien vestido con este color, lo más lógico es pensar que se trata de un médico que viste de esta manera para mostrar que realiza su labor con toda pulcritud; los maestros de yoga y maestros de reiki usan el blanco como un sinónimo de pureza espiritual.

Tal vez no te habías dado cuenta de que los colores influyen en nuestra mente y nuestras emociones, y claro que para muchos, los ejemplos anteriores no dicen nada; incluso pueden pensar que no tiene nada que ver con las emociones, pero en realidad, lo que vemos, escuchamos, tocamos y olfateamos tiene un efecto en nuestra conducta. No es al acaso que los militares usen color verde en sus uniformes, obviamente se trata de confundir al enemigo para tratar de camuflarse entre la vegetación o usan un uniforme de camuflaje que va desde tonos marrón y café claro en caso de encontrarse en una zona árida y desértica.

Para ejemplificar mejor la influencia de los colores en nuestra psique veamos someramente como se usan los colores en la publicidad:

  • El blanco se considera un color limpio usado por personas refinadas y de gustos elitistas.
  • El negro es el color de la elegancia y la distinción.
  • El rojo es un color que se utiliza normalmente para expresar pasión y fuerza, es un color que se utiliza mucho para resaltar anuncios, muy usado en ofertas y en restaurantes de comida rápida.
  • El amarillo se destaca por ser un color muy llamativo que normalmente es utilizado en productos para el mercado infantil; por algo también, en la sección amarilla o páginas amarillas como se le define en otros países usan este color en ocasiones combinado con el rojo para contrastar la publicidad.
  • El verde se asocia con la naturaleza y por obvias razones es usado en productos que desean resaltar su origen natural, además es usado por organizaciones ambientalistas.
  • El azul, mi color preferido, es un color que refleja tranquilidad, innovación y se dice que es un color que inspira mucha confianza, por ello lo podemos ver en logotipos de marcas de autos, y claro, en las redes sociales es muy usado; pero debemos tener cuidado con algunas mentes siniestras que usan este color para engañarnos.
  • El naranja es un color jovial, el color del llamado a la acción, por ello se usa mucho en productos deportivos y bebidas energizantes.
  • El morado o el violeta son colores ligados a la espiritualidad, aunque contrario a lo que se pudiera pensar también es considerado un color relacionado con la sensualidad, por ello se usa mucho en lencería y perfumería femenina.
  • El café o marrón se relaciona con la estabilidad económica y en algunos casos también con la salud.
  • El gris es pocas veces usado en publicidad debido a que es un color pasivo que puede reflejar conformismo.
  • El rosa se considera un color dulce, suave y delicado, por ello se usa mucho en productos femeninos.

Y bueno, a grandes rasgos estos son los conceptos en los que los publicistas basan el uso de los colores para influir en las decisiones de clientes potenciales.

Pero esto no se trata de un artículo de marketing o cosas por el estilo, se estarán preguntando ¿Qué demonios tiene que ver esto con el título? ¡¡Yo me largo y no pierdo el tiempo leyendo estupideces!!
pero calma... calma, aquí viene lo bueno.


Mandalas

En la actualidad ha tomado mucho auge una cierta tendencia de la gente a sumergirse en temas relacionados con la espiritualidad y desde luego que habrán escuchado de los famosos mandalas que al igual que el yoga y la medicina ayurveda parecen haberse convertido en una moda absurda en la que solo la gente "nice" practica alguna de estas actividades o busca la sanación con medicina ayurveda sin tener una maldita idea sobre lo que hacen, solo porque la vecinita se lo sugirió en facebook o porque su selecto grupo de whatsapp usa estos conceptos... siempre pasa los mismo ¡¡carajo!!, es como ver a algunos adolescentes de nuestros días llamarse rockeros o metaleros y los ves con el cabello corto y ropa de marca, teniendo actitudes ñoñas con un vaso de Starbucks en la mano...  Perdón, ya saben que en ocasiones suelo ser rebelde, anti-sistema y anti-elitista, pero mejor vamos a introducirnos en el mundo de los mandalas.

Los mandalas son un concepto espiritual y ritual muy importante dentro del hinduismo y el budismo en la India, China, Japón y el Tíbet, este concepto ahora se usa mucho en occidente como complemento en el tratamiento del estrés o incluso para algunos trastornos mentales como la ansiedad y la depresión.

Según algunos autores, los mandalas fueron introducidos en el Tíbet desde la India por el gran gurú Padma Sambhava (siglo VIII a. C.). Desde entonces, los mandalas forman parte de las ceremonias y enseñanzas tibetanas, construyéndose mediante granos de arroz o arena, con pinturas o con hilos de color.

La palabra mandala deriva del sánscrito y prácticamente significa rueda, aunque es entendida también como "la esfera de la esencia"

A través de figuras elaboradas en círculos en ocasiones concéntricos, el mandala representa a las distintas divinidades y al propio cosmos.



Si pintamos, dibujamos o construimos un mandala , podemos olvidar las tensiones que nos puede traer la vida cotidiana y así encontrar la relajación mental; en un sentido más profundo, la elaboración de un mandala puede ser un reflejo de nuestro verdadero "yo" interno. Como objeto de meditación, un mandala puede ayudar incluso a alcanzar niveles superiores de conciencia... ¡¡Ah verdad, esa no se la sabían!!, pues así es mis queridos amigos y lectores, no solo se trata de hablar como "gente bien" y sugerirle al amigo o amiga "ya no te sientas mal, o sea, hazte un mandala y listo, en la noche paso por ti para irnos de rebe" (léase en tono fresa).

Los efectos terapéuticos de los mandalas son reconocidos por algunos psicólogos y psiquiatras, incluso se dice que estas imágenes ya están almacenadas en nuestros pensamientos y muchas veces sin tener que dibujarlas podemos meditar en ellas para unificar las fuerzas de la mente que suelen dispersarse por el constante bombardeo de pensamientos nocivos de la vida cotidiana.

Se dice que varias civilizaciones antiguas ya usaban ciertas imágenes circulares como una forma de acercamiento a la naturaleza y un camino para encontrar la paz mental.

Pero no todo termina en el momento en que finalizamos la elaboración de un mandala, una vez que nos relajamos pintando o elaborando un mandala, la idea es observar cada detalle con detenimiento; cada línea y cada color deben ser observados para encauzar nuestros procesos mentales. La forma de observarlos es desde las líneas externas, como si camináramos por un laberinto hasta encontrar en centro.

El trabajo con mandalas es de gran utilidad para niños y adultos, principalmente en personas nerviosas y ansiosas; por experiencia personal y como asesor holístico les comento que en realidad funcionan para poder relajarnos, además de que es una actividad divertida con la que podemos conectar con nuestro niño interior.

No hay reglas para elaborar un mandala, pueden encontrar algunos ya hechos solo para colorear o dibujarlos desde cero dejando desbordar su creatividad.



Mandala Kalachakra

Este mandala significa "Rueda del tiempo" y es considerado el más importante y complejo dentro del budismo tibetano mostrando un punto de vista esotérico de la historia y la cosmología. Está basado en el "Kalachakra Tantra", uno de los textos tibetanos sagrados que según la tradición fue enseñado por Buda al rey Shambala, transmitido a través de la dinastía real durante 1500 años hasta su introducción en la India.




Tipos de mandalas

Los mandalas pueden ser pequeños dibujos coloreados a placer en el caso de personas como ustedes o como yo que vivimos en una gran ciudad o en comunidades que nada tienen que ver con el hinduismo o el budismo tibetano, pero debemos saber que hay mandalas que constituyen desde enormes murales hasta pequeños cuadros; se pueden pintar sobre papel o tela, construir con hilos de color en telas, o siendo un poco más ortodoxos hacerlos tal y como son elaborados por los monjes tibetanos usando arena o granos de arroz coloreados. Los mandalas también son creados en bronce o arcilla; actualmente, ya existen algunos programas para computadora que sirven para elaborar mandalas e imprimirlos para colorear; aunque yo les recomiendo realizarlos a mano de inicio a fin.

Los mandalas son considerados por algunos como verdaderas obras de arte, mientras que para otros es solo una manera de expresar su propio ser. Tanto el proceso creativo como la observación del mandala terminado son de gran utilidad para relajar la mente.

Estas creaciones son conocidas por su utilización en el Oriente como parte de ceremonias y rituales diversos dentro del budismo y el hinduismo, aunque se sabe que los indios navajo en Norteamérica crean estos círculos que después se destruyen para mostrar la impermanencia de la vida en este plano físico. Algunos mandalas son elaborados para fortalecer la salud, para atraer la prosperidad en los negocios o para protegernos de energías negativas.

Se dice que en los monasterios tibetanos a los monjes se les enseña a crear mandalas en los que además de arena o arroz de colores pueden utilizar piedras semipreciosas trituradas. Este proceso tiene una doble función, por una parte, se usan para memorizar textos que especifican los nombres, las medidas y la posición de las líneas base que definen la estructura primordial del mandala, y por otro lado, tenemos las técnicas manuales que se utilizan para distribuir la arena o el arroz. Estás líneas guía incluyen representaciones de un muro cuadrado que contiene oberturas o "puertas" a cada lado, así como círculos que definen los límites del espacio físico. Estas líneas se dibujan primero con tiza para servir precisamente de guía para la construcción de los mandalas.

En un artículo anterior en el que hablamos de símbolos, mencionamos los mudras, que son símbolos que se hacen con las manos; a estos mudras se les considera también como mandalas.

Dentro de la arquitectura de templos y catedrales también podemos encontrar mandalas, como en el caso de algunos vitrales y cúpulas que vistas desde arriba pueden encerrar gran simbolismo lleno de misterio para los neófitos.


Los mandalas internos

Como ya hemos mencionado en los diversos artículos contenidos en la sección "Bioenergética" del menú "La Otra Medicina" de nuestro sitio web, el cuerpo es considerado un conjunto de mandalas.

Si observamos los símbolos que representan a los chakras podemos darnos cuenta de que efectivamente son pequeños mandalas que unen al macrocosmos con el microcosmos, es decir, se unen el universo y el "yo" interno; el cuerpo mismo es una representación del universo y si observamos la vía láctea y otras galaxias no podemos ignorar que parecen estar dispuestas como una especie de mandalas gigantescos.

Los chakras son los diferentes niveles de conciencia, los centros de energía cósmica en nuestro cuerpo que según el yoga y otras disciplinas orientales hacen circular esta energía a través de pequeños caminos o líneas llamadas nadis.


Significado de los colores en los mandalas

Ahora volvamos a los colores y ver su significado en un aspecto más profundo para que podamos entender un poco de nuestro "yo" interno.



NEGRO


Representa lo desconocido, la oscuridad, el misterio, el universo vacío; puede significar el punto de origen, el útero materno. Por otro lado representa a la muerte, el final de sentimientos y emociones o la manifestación del poder arrogante. Un mandala en el que predomina el negro puede reducir la fuerza de otros colores mostrando un estado emocional negativo sobre cualquier otra emoción.


BLANCO


Contrario al negro, el blanco es el color de la bondad, la alegría y la luz espiritual, representa la pureza, el deseo de transformación y el objetivo de nuevas metas, aunque usar mucho este color en un mandala puede también representar cierta agresividad reprimida expresada en un vacío emocional.


GRIS


El gris es la neutralidad de sentimientos, el deseo de aislamiento para no enfrentar responsabilidades, refleja el cansancio o la sobre excitación ante circunstancias que nos dañan.

Usar un tono de gris perla puede mostrar el deseo de querer salir de un estado de aislamiento y cambiar las cosas de manera positiva, mientras que un gris oscuro muestra la imposibilidad para salir de estados depresivos en el momento.


AMARILLO


Representa la amistad, la alegría, el sol, la vida y la abundancia; el calor y la energía vital que crece en nuestro interior, representa a personas llenas de energía y vitalidad que se encuentran abiertas a los cambios, personas que buscan el crecimiento intelectual. Este color se asocia con la figura paterna, la mente armoniosa, curiosa y atenta.

Mucho amarillo refleja la necesidad de apoyo externo, pero si el amarillo se muestra en un tono oscuro puede significar una relación conflictiva con el padre. Ausencia de amarillo o muy poco amarillo muestra desilusión, alejamiento temporal del mundo o sensación de abandono.

Si además hay fuerte presencia de azul o gris en el mandala, denota una fuerte necesidad de encontrar la tranquilidad.


VERDE


Este color representa la armonía con la naturaleza, la capacidad de renovación, fuerza de voluntad; es la energía dirigida al interior, la reflexión, muestra a una persona de valores inmutables y en ocasiones con deseos de dominar a los demás. Fruto de la unión del padre (amarillo) con la madre (azul). Mucho verde puede significar orgullo excesivo, estrés y falta de flexibilidad.


ROJO


Es considerado un color sagrado, presente en ceremonias de iniciación y rituales chamánicos.

Representa la sangre, la fuerza vivificadora, la conquista violenta o la fuerza destructiva. Provoca en el ser humano los estados de vigilancia y tensión benéfica que le permite estar alerta. Las ambulancias llevan una luz roja para mostrar que se trata de una situación de emergencia, el semáforo en rojo exige estar alerta para el alto total. Representa también al fuego cálido y restaurador.

Para los tibetanos el rojo es un color sagrado, el mandala del iniciado está rodeado de rojo que representa un círculo de fuego que separa la realidad terrenal del camino espiritual.

En el hombre representa un valor destructivo, como un volcán en reposo que puede explotar en cualquier momento. En la mujer es la energía vital.

Si hay una presencia equilibrada del rojo en un mandala, significa energía positiva para enfrentar la vida y los obstáculos; si no hay rojo en un mandala, significa que algo se está ocultando.


VIOLETA


Surge de la unión de dos colores que significan los opuestos, el azul y el rojo, presente en personas con inclinaciones por la magia, la espiritualidad elevada y el esoterismo, es el color del cambio y la búsqueda de nuevos puntos de equilibrio y por otro lado puede reflejar inmadurez en personas que ven el mundo como un lugar fantástico o mágico.



ROSA



El color de la carne y la sensualidad, la delicadeza femenina y las emociones positivas, elegido por personas que quieren salir de periodos largos de estrés. Puede representar una demanda de atención por parte del cuerpo. Un mandala masculino con rosa excesivo muestra vulnerabilidad, necesidad de atención y comodidad, temor a ser expuesto.


NARANJA


El color de la energía, de la voluntad por alcanzar el éxito, el buen sentido de la identidad; representa la forma positiva de situarse en la vida. Revela apego por el padre, aunque muestra también una fuerte autoestima. Color del sol en el ocaso, representa melancolía o el final de un ciclo.

Si predomina el naranja significa un apego excesivo al poder, actitud hostil hacia la autoridad y falta de disciplina.


CAFE/MARRON


El marrón oscuro denota extroversión, mucho marrón es la excesiva atención hacia algún malestar físico; si por el contrario hay un equilibrio del marrón con los otros colores, representa la atención adecuada al cuidado físico.

Exceso de marrón también puede indicar un temor por enfermarse o miedo a la vejez, puede ser un mensaje del cuerpo que necesita desintoxicarse. Puede mostrar la búsqueda excesiva del placer físico o el apego por los bienes materiales.

Por otro lado, el marrón es visto como la tierra proveedora de alimento, emana calidez, por ello es usado en prendas para temporada invernal. Aparece en las culturas que valoran la tierra como centro de la existencia.

Ausencia de marrón en un mandala muestra una actitud más espiritual que física.


AZUL


Representa a la madre, si es azul claro es una madre amorosa, si es azul oscuro se trata de una madre sofocante y opresiva. En los mandalas femeninos muestra una buena relación con la maternidad.

El azul oscuro puede reflejar miedos hacia la capacidad de procrear.

El azul se relaciona con la eternidad, el tiempo infinito y la armonía que fluye. Este color estimula es sistema nervioso central dando una sensación de paz, calma y serenidad. (¡¡Rayos, quizás por eso busco el azul siempre!!)

Cuando es el color predominante, existe una necesidad de tranquilidad emotiva, paz, armonía y alegría o una necesidad de descanso (¡¡se los dije!!). Deseo de un ambiente calmado y sin molestias.


Las Formas

Finalmente, los mandalas no solo son color, en ellos también hay formas que pueden tener diversos significados como les comparto a continuación:

Círculo: Movimiento, lo absoluto, el verdadero yo.

Corazón: Sol, amor, felicidad, alegría, sentimiento de unión.

Cruz: Unión del cielo y la tierra, vida y muerte, lo consciente y lo inconsciente.

Cuadrado: Procesos de la naturaleza, estabilidad, equilibrio.

Estrella: Espiritualidad, libertad, elevación.

Espiral: Vitalidad, energías curativas, búsqueda constante de la totalidad.

Hexágono: Unión de los contrarios.

Laberinto: Búsqueda del propio centro.

Pentágono: Silueta del cuerpo humano, los elementos.

Rectángulo: Estabilidad, rendimiento del intelecto, la vida terrenal.

Triángulo: Agua, (hacia abajo) inconsciente; vitalidad, (hacia arriba) transformación; (hacia el centro) agresión a uno mismo.


Dentro de los mandalas puede también haber animales, en tal caso, este es su posible significado:

Araña: laboriosidad, la eterna tejedora, paciente construcción de medios para alcanzar objetivos. Capacidad para esperar los frutos del propio trabajo.

Perro: Fidelidad, búsqueda de amistad, deseo de unirse de manera profunda a alguien. Es el animal que establece una relación más íntima con el ser humano.

Lobo: Símbolo de recelo, desconfianza hacia los demás, búsqueda de la libertad, deseo de huir de la sociedad por temor a la traición.

León: Característica de la fuerza, dinamismo, energía generadora, extroversión.

Gato: Apego a la casa, deseo de ser mimado y ser el centro de atención, los seres humanos igual que los gatos por lo regular preferimos más recibir que dar, convencidos de que esto es un derecho.

Mariposa: Renovación del alma, transformación y muerte. Deseo de modificar profundamente la propia vida, de ascender gradualmente en lo material y lo espiritual.

Caballo: Rápido, poderoso y amigo del hombre. Representa los instintos, dotado de capacidades adivinatorias en algunas leyendas populares.

Toro: Instintos sexuales masculinos. En un mandala masculino es el deseo de sensualidad y su afán por expresarlo. En un mandala femenino puede ser el deseo o el temor por abandonarse a los propios sentidos o puede esconder el deseo de tener hijos.

Oso: Potencia, puede hacer sentir miedo o ternura. Miedo a afrontar el mundo y sus adversidades, y como proveedor de ternura representa la protección.

Aves: Deseo de volar y liberarse de las cargas cotidianas. El águila pide coraje, fuerza y nobleza pero también guerra y conflictos; la paloma ofrece la paz y la espiritualidad. El ave fénix invita al cambio y la renovación, el pavo refleja la necesidad de cambios estéticos.


Como hemos visto, los mandalas van mucho más allá de una simple moda, pueden ser muy importantes y de gran ayuda para encontrar el equilibrio del "yo"; así que siempre es bueno darse tiempo para poder pintar o dibujar mandalas.

Francamente yo tengo muchas ganas de hacer un mandala con arroz pintado pero mis lobos me enseñan constantemente esa fragilidad de la existencia y lo fácil que puede destruirse todo, por lo tanto creo que prefiero dibujarlos.

Hasta la próxima entrega!

Apoya a La Vereda Oculta

Escuchanos

Lo mas visto

Estadisticas Profesionales para tu Podcast

Suscribete

INVESTIGACION PARANORMAL

LA VERDAD ES MAS FASCINANTE QUE LA FICCION

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información