Redes energéticas y centros de poder

 



En el artículo anterior correspondiente a esta sección comentamos sobre cómo en diferentes culturas se tiene la creencia sobre la existencia de aquella energía que nos rodea, nos penetra y hace posible la vida. Ahora nos enfocaremos en dos de los conceptos más difundidos en occidente que han emanado del taoísmo y el yoga.

Hoy en día casi todo el mundo ha escuchado términos como el Chi y el Prana, tal y como comentamos en el artículo anterior. Ahora veremos las coincidencias respecto a estos conceptos que definen al soplo de vida.

 

El Chi


Para los taoístas, según sus teorías filosóficas, la energía vital surge desde el momento en que somos concebidos y ya contamos con esa chispa divina que se puede manifestar de tres formas que ellos llaman "los tres tesoros", estos comprenden los tres planos básicos de la vida del ser humano, el plano físico, el plano mental y el plano energético.

Se dice que si estos tres planos se encuentran en equilibrio y armonía, nuestra salud y vitalidad no se verán afectadas por ninguna influencia externa.

Los "tres tesoros" de la vida son los siguientes:

Jing. Corresponde a la energía esencial de la vida y se dice que está contenida en todos los fluidos corporales como la sangre, las lágrimas o incluso la orina.

Shen. Es otra de las sustancias vitales del cuerpo que abarca el pensamiento racional, la intuición y el ego.

Y finalmente

El Chi o Qi. Es la energía de la vida que anima a todo ser vivo en el universo.

El Chi se encuentra en toda forma de energía que nos rodea, como puede ser la fuerza de gravedad, la electricidad o la energía proveniente del sol y podemos absorberlo también de la tierra a través de los alimentos, a través del agua y del aire que respiramos.

Según la medicina tradicional china esta energía vital fluye a través de redes que se distribuyen por nuestro cuerpo, estas redes son llamadas meridianos.

El Chi se puede ir agotando a lo largo de nuestra vida, sin embargo, además de llevar una vida saludable con alimentación adecuada y ejercicio, existen técnicas para mantener el equilibrio energético como el Tai Chi Chuan o Qi Gong.


 
Modelo anatómico de los meridianos/Pixabay

 

El Prana


Por otro lado, para quienes practican Yoga, esta energía vital es conocida con el nombre de Prana y curiosamente también está dividido en tipos distintos como se describe a continuación:

Prana. Es la energía vital que fluye en los pulmones y logra mantener en armonía nuestros órganos vitales por medio de la respiración adecuada que se puede promover con la meditación.

Udana. Es la energía del sistema nervioso que tiene conexión con los músculos, la cabeza, la garganta y nuestros sentidos.

Samana. Esta energía influye en nuestras emociones y el sistema digestivo. En la mente ayuda a separar los pensamientos positivos de aquellos que no son útiles para nuestra vida, y en el sistema digestivo ayuda a separar los nutrientes de las toxinas. Se dice que esta energía fluye principalmente en la zona comprendida entre el ombligo y el corazón.

 Apana. Es un tipo de energía depuradora que ayuda a desechar lo que nuestro organismo no necesita y por obvias razones podríamos deducir que trabaja con los riñones, intestinos y vejiga.

Vyana. Es la energía superior que ayuda a que todas la demás fluyan de manera correcta a través de canales llamados nadis que de alguna manera podrían encontrar su semejante en los meridianos de la medicina tradicional china que ya mencionamos.

Al igual que con los "Tres tesoros", si en los diferentes tipos de energía pránica no hay armonía se pueden desarrollar desajustes que pueden romper el equilibrio natural de nuestra salud. Como ya decíamos, existen técnicas como la meditación que nos pueden ayudar a mantener esa energía fluyendo por nuestro cuerpo de manera correcta.


Al analizar estas maneras de definir los procesos energéticos vitales en nuestro organismo nos damos cuenta de que existen coincidencias sorprendentes que no solo se manifiestan en estas dos culturas, sino en muchas otras a lo largo y ancho de nuestro planeta.

Dentro de las redes por donde fluye la energía vital en nuestro organismo existen algunos puntos específicos en donde se concentra la actividad principal de acuerdo a las necesidades de nuestro ser. En este espacio nos enfocaremos en el concepto más popular de lo que se define como centros energéticos o Chakras.

 

Los Chakras 


 
 
La palabra chakra proviene del sánscrito y se traduce como "rueda".

Este concepto surge del ancestral sistema yóguico de la India,  y nos dice que a lo largo de nuestro cuerpo, dispuestos entre la base de la columna vertebral y la cima de nuestro cráneo existen una especie de torbellinos o vórtices energéticos que nos atraviesan y hacen fluir esa energía vital de la que nos ocupamos en este artículo. Cada uno de estos torbellinos representa a las fuerzas elementales de la tierra, el agua, el fuego, el aire, el sonido, la luz y el pensamiento.

Estos centros de energía corresponden a diferentes funciones de nuestro cuerpo, mente y espíritu. Es necesario mantener estos centros en armonía y funcionamiento adecuado para poder vivir en plenitud, evitando de esta manera que se manifiesten bloqueos energéticos.


Aunque se dice que existen muchos chakras que influyen en nuestro ser, son siete los que se consideran de mayor importancia, cada uno tiene su nombre en sánscrito, un color, un mantra o palabra sagrada y cada uno ejerce influencia en determinados órganos y partes del cuerpo humano tal y como podemos ver en la siguiente tabla.



Imagen de los chakras como se muestra en el libro "Manos que Curan" de Barbara Ann Brennan

 
Definir las funciones y características de cada uno de los chakras en este artículo lo haría demasiado largo, por ello, será material para otros artículos.

Si desean obtener información completa y una explicación más amplia sobre los chakras les recomiendo la lectura del Título "Los Chakras" del autor C.W. Leadbeater
 
 
 
Redes energéticas y centros de poder Redes energéticas y centros de poder Reviewed by Dorian Black on febrero 19, 2022 Rating: 5

Aviso

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información